lunes, febrero 27

Etica convicciones, responsabilidad y verdad.

Max Weber
En La Responsabilidad publicado en Artepolítica hay un fragmento de Política Como Vocación (tambien lo titulan Ciencia y Política) de Max Weber. El fragmento antes mencionado en su contexto es el siguiente:

"Usted puede demostrar a un militante convencido que cree en una ética basada en convicciones o fines últimos, que su acción causará un aumento de las oportunidades de la reacción, un aumento de la opresión y la obstrucción del ascenso de su clase- y usted no causará la impresión más leve sobre él. Cuando las consecuencias de una acción realizada conforme a una ética de la convicción son malas, quien la ejecutó no se siente responsable de aquellas, sino que responsabiliza al mundo, a la estupidez de los hombres o a la voluntad de Dios que los hizo así. Sin embargo un hombre que cree en una ética de la responsabilidad toma en cuenta exactamente las deficiencias promedio de la gente; como Fichte correctamente dijo,  no tiene siquiera el derecho de presuponer la bondad y la  perfección. Él no se siente en una posición para cargar a otros con los resultados de sus propias acciones en la medida de que él era capaz de prever esos resultados; él dirá: estos resultados son el resultado de mi acción. En cambio el creyente en una ética de fines últimos solo se siente 'responsable' de procurar que la llama de las intenciones puras no sea extinguida: por ejemplo, la llama de protesta contra la injusticia de la orden social. Reavivar la llama una y otra vez es el objetivo de sus acciones completamente irracionales, juzgadas en vista de su éxito posible. Son acciones que pueden y solo tendrán un valor meramente ejemplar."

Max Weber distinguió dos éticas basadas en principios irreconciliables y a la vez inseparables. Una es la ética basada en convicciones o, usando las palabras de Weber, una etica de los fines últimos y la otra una ética de la responsabilidad. Expandir texto completo sobre el tema
Una traducción completa (aunque con mas de un error) del texto esta bajo título El Político y El Científico

2 comentarios:

  1. Pare. PAres, Weber se come todo el rollo de la complejidad. En un sistema complejo no existe la responsabilidad dado que los resultados no son previsibles de antemano. Lo que no lleva a que cada política es una forma de pragmatismo

    ResponderEliminar
  2. Charlie, la complejidad es un modelo que permite entender porque tenemos limitaciones a la hora de pronosticar pero no agrega ni quita a los dilemas éticos. Seguramente Max Weber sabía que preveer (de máxima en el sentido mecanicista de Laplace) los resultados de las decisiones era imposible. La Diosa Fortuna tiene varios miles de años.

    La complejidad agrega dramatismo a los dilemas éticos que enfrenta quien se mueve con una ética basada en la responsabilidad y sabe acerca de las limitaciones que la complejidad nos impone; esta persona no tiene la mas remota esperanza o capacidad de autoengaño que le permita creer que avizora el futuro sin errar y sin embargo, a la hora de decidir entre opciones mutuamente excluyentes, no elige al azar, sino que elige la que le parece la mejor de las opciones por razones limitadas pero razones al fin, son las mejores razones que puede ofrecer y ofrecerse.

    Cuando los hechos muestran que la decisión fue una cagada este tipo de decisor se hace cargo de su decisión como en la época de Weber y dirá, "me equivoqué, cometí un error y estamos sufriendo las consecuencias de mi equivocada decisión". Podría empezar su disculpa con un "el mundo es un mundo complejo, me equivoque..." pero no cambia la cosa.

    Tampoco la complejidad cambia la manera de reaccionar del militante. En su tradicional no hacerse cargo cargará contra la maldad del enemigo o su perversidad, contra tal o cual cosa y no apelará a la complejidad para excusarse pues a la hora de tirarse a la pileta empujado por su etica de convicciones lo hizo con un esquema del mundo deterministico y un modelo historico donde el azar no juega ningun rol.

    Haga un experimento revulsivo. Yo lo he hecho varias veces y me ha ganado el desprecio y la desconfianza de mi interlocutor cada vez que lo hice.
    Es asi: conversando con alguien que se maneja con una ética orientada a fines (o de convicciones) cuya causa o movimiento ha sido derrotado con mucho costo, haga responsable al vencido de la derrota y de los males que sufre.
    Simplemente diga "todo perdedor es responsable de su derrota". Ahi tiene el primer 30% del desprecio que le dije.

    El 70% de desprecio y desconfianza restante lo consigue explicando porque dijo lo que dijo antes, diga algo mas o menos asi: "si, es responsable pues no fue capaz de preveer el resultado y abstenerse de enfrentar al ahora ganador. Creyó que podía ganar. Solo él es responsable de esa creencia".

    Los perdedores prefieren haber sido derrotados por malignos ominipoderosos porque asi ellos son buenos debiles que esquivan la responsabilidad de su derrota.

    Como la gente que se maneja con eticas orientadas por convicciones andan con una pata en la realidad y la otra en la religion es bastante comun que ignoren y rechacen la idea de azar (no hay cultura primitiva que tenga este concepto) con lo que ni siquieran tienen el consuelo de decir "mala leche, el mundo es complejo, nos salió mal".

    ResponderEliminar

Tu comentario es bienvenido.

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

StatCounter

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...